YO TAMBIÉN FUI SIN

Publicidad

Servitoro

Lunes, 17 Noviembre 2014 19:38

Alejandro Morilla: "Mis amigos jugaban al futbol y yo jugaba al Toro"

Escrito por  J.Carlos Martín

Alejandro Morilla, Matador de Toros de El Puerto de Santa María (Cádiz), tomó la alternativa en Sanlúcar de Barrameda el 28 de mayo de 2006 con Enrique Ponce de Padrino y Morante de la Puebla de Testigo.

  • ¿Podría contarme cómo fue su paso de Novilleros sin Caballos, como decidió ser Torero y todo lo que recuerde de esa etapa?

En realidad no tengo muy claro cuando decidí ser Torero, desde pequeño lo tenía en la cabeza, mis amigos jugaban al futbol y yo jugaba al Toro en el patio de mi casa. No se decirte con qué edad exactamente, nací Torero, eso se lleva dentro. No tengo antecedentes, mis padres eran aficionados pero no hasta el punto de presagiar que pudiera querer serlo.

A los 11 años ya les dije a mis padres que me apuntaran en la Escuela Taurina, estuve en la Escuela de Jerez hasta los 18 años que debuté con Caballos. Allí estaban Antonio Lozano, Eduardo Ordoñez, Rafael Valenzuela era el Mozo y  coincidí con compañeros que hoy en día son Matadores como, Pérez Mota, Octavio Chacón, etc.

Guardo el recuerdo de esa etapa con mucho cariño, puedo decir que es la mas bonita que he vivido como Torero. Allí estábamos todos con la inocencia del que no sabe absolutamente nada, tú vas allí a prepararte a estar con los amigos y no era capaz de pensar en la rivalidad, en el dinero, en el sacrificio.....vas aprender y a disfrutar con la ilusión de ir al campo a tentar con los compañeros..... es, por decirlo de alguna manera, una etapa en la que no te tienes que ocupar de nada , solo de ir aprendiendo. La Escuela se ocupa de campo, ponerte en Novilladas, en Certámenes y  ya luego te das cuenta que o arreas o te quedas en tu casa y ves lo complicado que es todo. Cuando entré en la Escuela oía que todos querían ser figura del toreo y yo pensaba, estos van por delante de mí pues yo no podía pensar eso sin haber ni debutado con Caballos. Yo entré con la ilusión de torear una Vaca luego otra, un Novillo..... luego me vi preparado y quise vestirme de Luces y fui viendo poco a poco que podía conseguirlo y sentía gran satisfacción por el trabajo realizado.

No toreé mucho sin Caballos, 13 o 14 Novilladas nada más y debuté con Caballos. Participé en el Certamen “El Puerto busca un Torero”, lo gané y el premio era precisamente ese, debutar con Caballos. También estuve en  Certámenes como el de Canal Sur y llegué a la final, quedando en tercer lugar, o el de las Escuelas Provinciales de Cádiz, donde quedé segundo clasificado. Durante esta etapa me ayudaba Gregorio Cruz Vélez, que llegó a ser mi Apoderado. La primera vez que me vestí de luces la guardo con un cariño especial, fue en Chipiona y era un sueño, el sueño de cualquiera que está empezando. Ha sido de los días más bonitos de mi vida junto con el de la Alternativa o la presentación en Sevilla. Ese día tuve de Mozo de Espadas a Copano, compañero de la Escuela y hoy Banderillero. Era todo muy bonito por cómo nos ayudábamos, hoy  por ellos y mañana por mí.

  • Por último, ¿me podría dar un consejo para los chavales?

Mi consejo es que tengan el máximo respeto hacia los demás, que lo vivan con la mayor ilusión posible, y como me cuenta mi amigo Javier Benjumea que decía su padre, el maestro Pedrín Benjumea, que vivan por y para el Toro y si Dios quiere, pues vivirán del Toro.