YO TAMBIÉN FUI SIN
×

Warning

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

Error loading component: com_k2, Component not found.

Error loading component: com_k2, Component not found.

Error loading component: com_k2, Component not found.

Monday, 17 November 2014 19:31

José Ignacio Sánchez: "Empecé con mucha ilusión, aprendiendo el toreo de base"

Written by 

José Ignacio Sánchez vive el mundo de los toros desde niño, ha crecido entre el ganado bravo que siempre crio su familia, los Sánchez Cobaleda, de ahí le viene ese interés por ser algún día Torero. Tanto su abuelo como su padre, tíos y demás familia le inculcan  la afición necesaria para inscribirse junto a su hermano en la Escuela Taurina de Salamanca (la misma que ahora dirige él) en Febrero de 1985, que es cuando se fundó.

  • Los Inicios.

Empecé con mucha ilusión, aprendiendo el toreo de base, una vez que empecé a dominarlo pasé a tener mis primeras experiencias en Tentaderos y participar en el Bolsín de Ciudad Rodrigo (del cual fui triunfador). Luego llegaron las Becerradas y Novilladas sin Picadores… Una etapa que se recuerda con muchísima ilusión y en la cual hice buenos amigos con compañeros de la Escuela que aun sigo conservando.

  • Ventajas de estar en la Escuela para tentar y torear.

La Escuela entonces no tenía la cantidad de Tentaderos y Novilladas que hay ahora, además éramos bastantes Alumnos y no había mucho para repartir, pero sí lo teníamos mas fácil que los que no pasaron por ellas. Precisamente las Escuelas se crearon para evitar que los muchachos que sentían la llamada del Toreo se les empujara a la aventura sin más, sin tener , quizás por una tradición mal entendida, la oportunidad y el derecho a formarse como artista  y como hombre. Por eso la función de las Escuelas cumplen un papel fundamental e insustituible en la actualidad.

  • Los apoyos.

Me ayudaban mi padre, mi hermano, mi tío José Antonio Sánchez Gil, Tomás Regalado (un aficionado de Salamanca) y el apoyo de la Escuela. Cuando debuté con Picadores en 1991, siguieron con su apoyo mi tío José Antonio y Tomás Regalado. En el 92 me llevó Paco Gil que ha sido prácticamente el apoderado que he tenido. Tanto Agustín Trapero , como mi Mozo de Espadas, Nacho Matilla, fueron los que me llevaron las cosas en los últimos años de mi carrera.

  • El debut de Luces.

Debuté en una Becerrada en Ávila, con ganado de Miguel Zaballos. Los sentimientos fueron de tener mucha ilusión y ganas, de poder poner en práctica lo que había aprendido, de sentirte y soltarte, además corté las orejas…. Fue uno de los días mas bonitos de mi carrera profesional.

  • Recuerdos.

El triunfo en el Bolsín de Ciudad Rodrigo (Salamanca) que es donde por primera vez competí con mis compañeros y mi presentación sin Picadores en Bilbao con una Novillada de Dionisio Rodríguez son los momentos más emotivos que tengo de mi época de sin Picadores.

  • El Consejo para los que empiezan.

Que pongan toda la dedicación del mundo, mucha ilusión, muchas ganas de trabajar, tener constancia, afición y vocación, ya que a esto no te obliga nadie y ya que escoges esta profesión tienes que darle todo, porque el Toro te devuelve lo que tú le des. Poner mucho de su parte, aprender de todo el mundo y absorber todos los consejos para ponerlos en práctica siempre con su personalidad. Intentar una vez cogida la práctica sacar ese Torero que lleva dentro y aportar algo distinto para abrirse camino.