YO TAMBIÉN FUI SIN

Publicidad

Servitoro

Domingo, 28 Diciembre 2014 11:01

Oliva Soto: "En el Toreo no hay que imitar a nadie, lo que tiene más valor es la pureza"

Escrito por 

Alfonso Oliva Soto, nació en la localidad sevillana de Camas en 1989. Torero artista donde los haya, ha dejado momentos sublimes con el capote, así como faenas para el recuerdo como la realizada a un toro de Conde de la Corte en la Feria de Abril de 2010, que aún no saliendo (por culpa de la espada) físicamente por la Puerta del Príncipe, si salió en la mente y los corazones que ese día estuvieron allí.

 

  •  ¿Cómo comienza en el mundo del toro?

Fue por curiosidad al ver fotos de mis tíos que fueron Toreros y mi abuelo, Picador de Toros. A los 11 años me fui a la Escuela Taurina. Desde que cogi un capote sentí que lo mío era la Tauromaquia.

  • ¿Cómo fueron sus inicios?

Empecé en la Escuela Taurina de Camas, mi Maestro fue Fernando Rodriguez "El Almendro". Allí aprendí lo principal, los valores y el respeto, el orden de antigüedad, las formas de saludar, de vestir y de andar en Torero en definitiva, los principios que es lo más importante, si no valoras a tus compañeros nunca podrás avanzar en tu profesión y sobre todo respetar también al público. Todo lo que hagamos los toreros será lo que vean quienes empiezan.

  • ¿Con qué ayudas contó?

Tuve suerte y pude hacer mucho campo con Fernando Vázquez, Administrador de la Ganadería de Gabriel Rojas y con la Escuela Taurina. Aparte, muchos matadores cuando me veían me avisaban y me llenaba por dentro siempre que decían "que se quede el gitanito o vente mañana que te recojo". Eso para mi era como una Puerta Grande. Sin pedir nada, al ser un niño bastante tímido, siempre tuve muchos capotes y muletas regalados por diferentes matadores. Creo que eso se tiene que ganar en los tentaderos, torear con pureza, como te salga, aunque a veces uno falle pero así se ilusionan los profesionales y aficionados y te van ayudando. También me ayudaron mi familia y algunos amigos en la medida de sus posibilidades, pero sobre todo el quien tiene que apretar es uno y ser muy exigente consigo mismo.

  • ¿Cómo recuerda su debut de luces?

Muy feliz por ser la primera vez y porque se empezaba a cumplir uno de mis sueños. Al principio es un poco incómodo y te sientes extraño al no estar acostumbrado, pero es muy bonito, son recuerdos para toda la vida. Fue en Medina del Campo (Valladolid) quedando triunfador, me dieron un trofeo muy bonito que conservo junto a esos recuerdos.

  • ¿Qué recuerdo especial guarda de aquella época?

Recuerdo que muchas veces me decían que no podía ser Torero porque me iba quedar enano ya que era poca cosa (delgadito) y cómo después, con el paso del tiempo la gente que opinaba eso, iba dándome la enhorabuena.

  • ¿Qué consejo le daría a los novilleros?

Que no tengan espejos porque las copias son peores que las cosas originales, que se busquen dentro de sí mismo y traten siempre cada día de mejorar, eso no quiere decir que uno no tenga sus toreros o de un concepto que te guste, pero siempre buscándote en tí mismo, nunca imitando nada, lo que tiene más valor es la pureza. Un saludo a todos y a entrenar fuerte Toreros.