EL DOMINICAL
Domingo, 19 Agosto 2018 21:24

Jerónimo Pimentel, corucho universal

Escrito por  Isidoro Rábanos González

La localidad de Cenicientos ha rendido un extraordinario y emocionado homenaje a unos de sus hijos mas ilustres, el matador de toros Jerónimo Pimentel.

Este torero corucho fue una de las grandes figuras de la tauromaquia de los años cincuenta y nunca tuvo reparos en compartir cartel ni ganaderías con maestros de la categoría de Julio Aparicio, Antonio Ordoñez, Antonio Bienvenida, Rafael Ortega, Antoñete, etc., que en aquella época reinaban en los ruedos. En el año 1.957, decide emigrar a Colombia, donde inicia una nueva vida como torero, ganadero, apoderado y empresario, reafirmando su gran profesionalidad.
Su amor a su patria chica siempre anido en su corazón y en justa correspondencia, la actual corporación, con su alcaldesa Dª Natalia Núñez al frente, han querido expresarle el cariño que su pueblo le venera poniendo a la plaza de toros de la localidad su nombre, e inaugurando un museo taurino para demostrarle que Cenicientos jamás le ha olvidado. El maestro que ha viajado desde Colombia para estos actos, los recibió emocionado y compartió espacio y tiempo en su pueblo natal, recorriendo las calles y abrazando a los amigos y paisanos con los que compartió su infancia y juventud, hechos que en mas de una ocasión le superaron por las emociones y los recuerdos.
En resumen, nuestra felicitación a un pueblo que sabe reconocer a los hijos que han paseado orgullosos por el mundo su origen.
Felicidades y enhorabuena.