EL DOMINICAL

IMG 6915

Viernes, 04 Mayo 2018 00:14

¡Canallas!

Escrito por  Jesús López Garañeda

El derribo, desmantelamiento con radiales y demás instrumentos precisos del Toro de Osborne en la comarca de la Safor en Valencia por radicales de la denominada asociación juvenil Arran vinculada a la CUP, grupo antisistema, justificando esta acción tras asegurar que se trata de un “símbolo del españolismo” es una muestra más del sentido talibán, lóbrego y criminal de un grupo que no puede permanecer sin persecución ni castigo por sus violentos hechos.

Es ya la segunda vez que derriban el toro de Osborne e incluso  grabaron un vídeo en diciembre de 2016 en el que mostraban cómo tumbaban esta estructura. “¡La juventud no tenemos nada de miedo!, desobedecemos” y “¡Acabemos con el españolismo!” fueron las consignas escogidas por los radicales independentistas. 

La empresa propietaria de este símbolo lo repuso y hace unos días, de nuevo, lo han vuelto a derribar.

Antes, los poetas solían decir: “¡Juventud, divino tesoro. Te vas para no volver…!” y ahora una parte de ella se ha forjado en grupos ociosos, sin futuro ni meta alguna, salvo la de realizar actos vandálicos contra lo que otros les han inculcado hacer. No sería de extrañar que, como en otros lugares del mundo, fueran los mismos que ametrallaran o dinamitaran los vestigios artísticos creados o erigidos por otras personas tan solo para imponer una ideología radical.  Creo sinceramente que si ante estos hechos la sociedad no se defiende, el crecimiento y amplitud por acciones vandálicas de este tenor posiblemente vayan en aumento.

Las fotografías captadas por Levante EMV son elocuentes de la destrucción que estas termitas humanas, talibanes de odio a los que es preciso apartar y poner a buen recaudo, aunque mucho me temo que esta sociedad buenista en que nos movemos de un tiempo a esta parte les permitirá seguir con las fechorías a estos desalmados. Pues en el pecado, llevaremos la penitencia. Una pena, una lástima.