EL DOMINICAL

IMG 6915

Domingo, 11 Marzo 2018 21:52

Jaime González, "Pues para mí ser torero es sinónimo de felicidad"

Escrito por  David Benavente Sánchez

Jaime González  Novillero sin Picadores natural de la localidad sevillana de Écija es alumno de la Escuela Taurina de su ciudad natal

¿Quién es Jaime González?
Jaime González no es más que un chaval de Écija al que torear le vuelve loco, no concibo mi vida sin ponerme frecuentemente ante un animal bravo.
¿De dónde te viene la afición?
Desde pequeño he crecido en un ambiente taurino, aunque en mi casa no hay antecedentes de profesionales que se dedicasen al toro, mi padre es un gran aficionado. No he tenido una infancia del todo habitual, que sí normal, mis películas favoritas eran una de El Juli y La leyenda del tiempo: Curro Romero, mi regalo de reyes con tres años fue un capote, sin saber leer ojeaba las dos revistas de toros de mayor importancia y en la calle, además de al fútbol, jugaba al toro. Acompañando a mi padre acudía a todos los festejos taurinos que se celebraban en la ahora en desuso plaza de toros de Écija y absolutamente todo de lo que ocurría en la plaza me dejaba sorprendido, de ahí mi afición, es por ello que en 2010 decidí ir a la escuela taurina en la que ya estaba apuntado mi hermano mayor y desde entonces mi vida ha estado ligada al toro.
¿Qué es ser torero?
Pues para mí ser torero es sinónimo de felicidad, un torero sale a un escenario con un animal bravo a jugarse la vida y además debe tratar de transmitir sentimientos a los espectadores. No entiendo el hecho de torear por divertimiento, torear es mucho más que eso, imagino que es muy similar a lo que sentían nuestros antepasados al cazar animales salvajes para sobrevivir, se entra en un estado salvaje en el que, con la técnica, debes tratar de dominar al animal, creo que todo el mundo debería ponerse delante de una becerra para lograr comprender esas sensaciones.
¿Has pertenecido a alguna escuela taurina?¿Qué valores transmite?
Como anteriormente he comentado formo parte de la Escuela Taurina de Écija desde que tenía diez años. Desde el punto de vista taurino por así decirlo la escuela me parece fundamental debido a que te permite conocer la técnica y torear, lo cual te hace admirar aún más a todos los toreros, por otro lado te enseñan a analizar los animales , lo cual te hace convertirte en un buen aficionado y de esa manera entender todos sus movimientos y su comportamiento, lo que te hace estar pendiente desde que sale el toro hasta que cae en la arena, tanto si estás en el ruedo vestido de torero como si estás en el tendido. Desde un punto de vista humano las escuelas taurinas hacen una labor muy importante en la actualidad, te inculcan una forma de vida saludable en la que la preparación física es muy importante, el respeto, la admiración etc.
Por otro lado tengo la suerte de pertenecer a una escuela taurina en la que somos una gran familia y además de compañeros somos amigos, nos pasamos las tardes juntos entrenando, los
fines de semana quedamos y nos vamos a un parque a entrenar y de esa manera, además de entrenar, hacemos que el que haya gente toreando en la calle no sea algo extraño, muchos niños se nos acercan, somos un buen grupo en el que el compañerismo esta antes que la rivalidad que lógicamente pueda existir, creo que en ese aspecto la escuela de Écija se debe dar más que por satisfecha.
¿Qué se siente cuando uno se viste de torero?

El traje de torear es especial, aunque estés acostumbrado a torear en el campo de aficionado o vestido de corto cuando te vistes de luces la responsabilidad es mucho mayor, es una liturgia, uno de los momentos más especiales antes de torear.
¿Cómo fue la temporada 2017 y como se presenta la 2018?
La temporada pasada fue una temporada de preparación, toreé un total de cinco novilladas en Motril, Mijas, Viso de los Pedroches, Villanueva de Córdoba y La Lantejuela, pero esta temporada es especial, ha sido el invierno que más me he preparado, habiendo acudido bastante al campo de tapia, el día 22 de marzo acudiré al tentadero de selección para el ciclo de novilladas de Canal Sur TV y el día 25 de marzo al bolsín de Ledesma, compromisos muy importantes de cara a la temporada a la que seguramente se sumen varias fechas importantes.
¿En qué consiste tu entrenamiento? ¿Alguna dieta especial?
La verdad es que en el ámbito de preparación física y alimentación no tengo que realizar grandes esfuerzos por que el hacer deporte y comer sano me hacen sentir bien, salgo a correr cuatro o cinco veces por semana, además me gusta jugar al fútbol sala, pádel o frontón, no obstante el toreo de salón es lo más importante en la preparación física de un torero, por lo que prácticamente todos los días toreo. En cuanto a la alimentación al vivir fuera de casa, aunque casi nadie lo haga así la comida sana es muy rápida de preparar por lo que sobrevivo a base lo que me manda mi madre y ensaladas, además me gusta hacerme batidos de frutas, tengo la suerte de que no me gusta la cerveza y odio el tabaco, no supone un sacrificio para mí en este aspecto la preparación.
¿Qué filosofía tienes?¿Cómo defines tu tauromaquia?
Pues mi filosofía es la de querer, querer y querer, para conseguir ser alguien en este mundo tienes que lucharlo y espero conseguirlo en un futuro próximo. Defino mi concepto como clásico, sin embargo trato de huir de la frialdad, por lo que hay que ponerle casta y arrear para cortar las orejas, que aunque no lo sean todo, son muy muy importantes.
¿Si te encuentras con un antitaurino que razones le darías para que respete la fiesta brava?
Pues cuando me toca defender la tauromaquia trato de huir de argumentos como que es una tradición o es la fiesta nacional, me considero un chaval abierto de mente por lo que debato con todo el mundo, en primer lugar trato de comparar la vida del toro con la de cualquier otro animal destinado al consumo de su carne por el ser humano, el toro vive en libertad durante toda su vida sin ningún estrés, a diferencia de otros animales que viven hacinados en granjas industriales sin ver la luz del sol, tras ello me suelen llevar al terreno de la lidia en la plaza de toros, a lo que yo contesto con un argumento muy sencillo que escuché al maestro Esplá, el toro bravo ha sido seleccionado genéticamente durante más de quinientos años para adaptarlo al máximo a la fiesta taurina, por otro lado durante la lidia el toro anímicamente se encuentra en mejores condiciones que otros animales en los mataderos, todo el mundo huye del toro, él piensa que va ganando la batalla, mientras que en los mataderos los animales son desorientados, resbalan, oyen al resto etc, lógicamente el toro sufre ( que no tanto como nos quieren hacer pensar) por que muere, pero en la vida hay sufrimiento, el toro entrega su vida y el torero arriesga la suya, además en algunos casos es indultado, algo a lo que ningún otro animal tiene acceso, vivir toda su vida en total libertad en el campo, sin duda alguna si tuviese que ser algún animal, querría ser un toro bravo.
¿ Qué lema o frase tienes?

Vivir y dejar vivir.
¿Eres religioso?¿Tienes capilla?
Sí, el hecho de ser creyente proporciona una seguridad tremenda a la hora de afrontar cualquier circunstancia en la vida, pero más allá de esto, simplemente tengo fe en Dios, siento que está ahí.
¿En qué plazas te gustaría torear, debutar con caballos y/o dar pasos importantes?
Lógicamente Madrid es la primera plaza del mundo por lo que me encantaría triunfar allí, Sevilla, es Sevilla, es incomparable, y por supuesto me encantaría poder torear en plazas como Bilbao, Pamplona, Córdoba, Valencia.. y Barcelona, por supuesto. Por otro lado las plazas en las que he crecido son fundamentalmente Écija, en la que me encantaría un futuro debut con caballos, aunque también desearía poder presentarme como novillero sin caballos en mi plaza, sería un sueño, y Málaga, plaza que me encanta desde pequeño, a la que tengo la suerte de acudir como espectador año tras año.