Noticias

Publicidad

Servitoro

Martes, 27 Marzo 2018 20:55

Carla Martínez, novillera de Guadalajara, encabeza la clasificación del Certamen de Tentaderos "Ciudad de los Almirantes"

Escrito por  Jesús López Garañeda

Aplomo, sitio, compostura, clase y temple son características que ha presentado hasta el momento la novillera que encabeza la clasificación de esta edición del Certamen de Tentaderos “Ciudad de los Almirantes”.

La señorita, una niña aficionada y que quiere ser torero se llama Carla Martínez y viene de Guadalajara a las citas en que su grupo tiene designado desde la primera distribución y orden de participación. Tanto en el Tentadero inaugural en Rioseco como en Brazuelas donde intervino el pasado sábado, la joven mostró su preparación y lo que es importante, su disposición en el oficio de la torería a la que se ha propuesto acceder.

Guadalajara y su escuela taurina que ha enviado un nutrido elenco de participantes a este Certamen de Tentaderos “Ciudad de los Almirantes”, ocho en total, está dando muestras convincentes de la preparación y el buen hacer de su grupo. Únase a esto además que el grupo debe meterse entre pecho y espalda un montón de kilómetros de carretera para llegar a la cita de cada sábado.

Tanto es así que el otro día en Brazuelas todo el grupo de participantes estuvo esperando la llegada de Carla para realizar la foto de familia que habitualmente se hace antes de empezar con el ganadero y los organizadores. Llamadas telefónicas y que Carla no llegaba hasta que, una vez hecha la presentación y formalización pública, se presentó en la plaza de tientas con la premura de tener que torear a la becerra que la había tocado en suerte. Lo hizo y lo realizó con la solvencia con que los miembros del jurado reconocieron en su puntuación final. Nada menos que 52 puntos obtenidos por las seis actas de valoración, superando en dos puntos al segundo clasificado, Jorge Serrano, que consiguió 50 puntos.

Bueno es resaltar esta consideración para mostrar que las mujeres tienen también su cabida en este mundo del toro, aportando también su destreza, su arte y su vocación dedicada a la lidia del toro bravo.

Ahí está demostrándolo Carla Martínez, la joven torera de Guadalajara.