Noticias

Publicidad

borja-ximelis-banner-880x280

Publicidad

LOGOEVANGELISTA

Publicidad

Espacio reservado para patrocinadores y publicidad: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

×

Advertencia

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_LIBRARY_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_LIBRARY_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_LIBRARY_NOT_LOADING

Domingo, 19 Noviembre 2017 14:25

Manuel Perera se alza con el Certamen "La Oportunidad"

Escrito por  Alejandro Calderón
Manuel Perera Ganador del Certamen  Nacional de Escuelas Taurinas "La Oportunidad" Manuel Perera Ganador del Certamen Nacional de Escuelas Taurinas "La Oportunidad" Fotos Carlos Pinto

El extremeño, Triunfador del Certamen tras cortar una oreja en la final

Mañana fría en el Palacio de Vistalegre en la final del Certamen Nacional de Escuelas Taurinas “La Oportunidad”. Y no solo por la temperatura, sino también por la escasa entrada que acogió el coso madrileño. Tres jóvenes valores. Tres conceptos diferentes. Precios populares. Pero ni con esas, el festejo consiguió albergar a más de mil personas, y eso que alicientes había de sobra.
Manuel Perera, de la Escuela de Badajoz se llevó la palma y fue proclamado como vencedor. Saludó una ovación tras aviso en su primero después de una faena larga a un eral de embestida deslucida e incierta al que tuvo que someter mucho y templar por el derecho y del que poco, o nada, pudo sacar al natural. Sufrió un susto al entrar a matar cuando tras pinchar, la espada salió despedida, golpeándole y haciéndole un corte a la altura de la nuca. En su segundo, el extremeño mostró ganas yéndose a la puerta de chiqueros a recibir al de Guadajira para más tarde iniciar la faena de muleta de rodillas en los medios. Fue volteado hasta en dos ocasiones y dejó algún que otro natural de muy bella factura. Mató de estocada baja y paseo una oreja.
En segundo lugar quedó Juan José Villita, de la Escuela de la Comunidad de Madrid José Cubero “Yiyo”, a pesar de proclamarse como triunfador de la tarde tras cortar una oreja a cada uno de su lote. En su primero pudo lucirse tanto con el capote como en el tercio de banderillas, algo que no pudo continuar en la faena de muleta, después de que el de Guadajira se rajara al poco de comenzar. Con el eral muy a la defensiva, el toledano trató de exprimir lo máximo que el este tenía y acabó cortándole una oreja. Suya fue la faena de la mañana, con la que se cumplió el dicho de no hay quinto malo. Tras brindar la muerte de su eral al maestro Fundi, comenzó la faena con un trasteo por abajo muy torero. Tardó en darse cuenta del buen pitón izquierdo de su oponente, un pitón por el que llegarían los mejores pasajes de la faena. Dos tandas de toreo desmayado, sentido, encajado que hicieron levantar al público allí presente. Toreo del caro. Pinchó y el premio se vio reducido a una oreja.
Valentín Hoyos, de la Escuela Taurina de Salamanca, quedó en tercer lugar. Saludó con gusto por verónicas al que abría plaza. Ya en la muleta, el de la Alberca pudo mostrar bien su concepto por ambos pitones, destacando al natural. Pudo tocar pelo de no haber pinchado y finalmente recogió una ovación. En su segundo estuvo muy por encima de su oponente, un eral con mucha movilidad pero con poca clase en la embestida. Centró la faena por el pitón derecho, dejando patente un toreo con muy buen trazo y con empaque. Cerró la faena con una serie de ajustadas manoletinas para acabar pasaportando al de Guadajira con una estocada entera que le valió una oreja.

Próximamente se publicará un amplio reportaje fotográfico de nuerstro compañero Carlos Pinto

Plaza de Toros de Vistaalegre de Madrid

Ganadería de Guadajira, bien presentada y con movilidad

  • Valentín Hoyos de la Escuela Taurina de Salamanca, ovación y oreja

  • Juan José Villita de la Escuela Taurina de la Comunidad de Madrid José Cubero "Yiyo", oreja y oreja

  • Manuel Perera de la Escuela Taurina de Badajoz, ovación y oreja