Noticias

Publicidad

borja-ximelis-banner-880x280

Publicidad

LOGOEVANGELISTA

Publicidad

Espacio reservado para patrocinadores y publicidad: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Domingo, 12 Noviembre 2017 19:12

Puerta Grande para Miguel Aguilar en el cierre de la temporada francesa en Saint Sever

Escrito por  Philippe Gil Mir @PhilippeGilMir
Miguel Aguilar en Saint Sever Miguel Aguilar en Saint Sever Foto Philippe Gil Mir

Tras el paseíllo, se guardó un minuto de silencio en memoria de una socia de la peña “Jeune Afición”, organizadora de la semana taurina, recientemente fallecida, del pintor landés Jacques Lasserre y de todos los taurinos que han desaparecido esta temporada.
Tras la muerte del último novillo se despidió de la profesión Philippe de Lapeyre de Bellair “El San Gillen”. Su hija fue quien le cortó la coleta. “El San Gillen” ha sido el matador de toros n° 24 de Francia y tomo la alternativa en Arles el 4 de octubre 1992. Desde varios años estuvo en las filas de plata. Es actualmente el director y profesor de la escuela Taurina de Béziers-Méditerranée

Novillada sin Picadores de la XXXIII Semana Taurina y Cultural y cierre de la temporada gala

Plaza de Toros de Henri Capdeville en Saint-Sever, un cuarto de plaza en tarde nubosa amenazando lluvia y fría.

Ganadería de Navalrosal, con poco trapío y flojos. El cuarto, el de mejor juego

  • Alejandro Mora: Oreja tras aviso.

  • El Lauri: Silencio tras aviso.

  • Yan Lamothe: Ovación con saludos tras dos avisos.

  • Miguel Aguilar: Dos orejas.


El jurado proclamó triunfador de la tarde a Miguel Aguilar. El premio “In vino veritas” al mejor toreo al natural fue concedido a Alejandro Mora, sobrino del diestro Juan Mora. Y el premio ACONSO fue compartido entre Alejandro Mora y Miguel Aguilar.


Alejandro Mora recibió el primer astado con una soberbia verónica y un lúcido remate con una media de mano baja. Entró en quite El Lauri por gaoneras. Brindó al respetable su novillo e inicio su trasteo con tres delantales muy asentados. El eral tuvo poco empuje y escasas fuerzas, pero el extremeño lo toreó con sentimiento de forma muy templada. No transmitió el astado y todo lo puso el joven espada dibujando una docena de naturales al ralentí con mucho duende y la mano baja. Una faena exquisita que no tuvo buen final. Mató de un pinchazo y una estocada hasta la bola, pero tendida que hizo que tardara en echarse el cornúpeta. Tras dos descabellos y un aviso, logró cortar una oreja.
El segundo, lucero en la cara, correspondió a El Lauri, el novillo fue difícil de fijar, barbareando las tablas y frenándose en el capote del malagueño hizo que no pudo lucirse con el percal. En quite, entró Yan Lamothe que tampoco lo consiguió. Brindó El Lauri al respetable. El eral, justito de fuerzas, va y viene, pero sin clase, a pesar pudo conseguir dos buenos naturales. Pronto desarrolló sentido y pesar de su condición el joven espada toreó con cierto tremendismo en cercanías que tuvo su valor. Llegó a ser cogido sin mayores consecuencias. Marró con los aceros. Tres pinchazos un bajonazo, otra estocada entera baja y descabello fue que se silenció su labor tras aviso.
El galo Yan Lamothe pudo cuajar solo una verónica y una media. Entró en quite Miguel Aguilar por chicuelinas. El novillero local brindó la muerte de su astado a un amigo en barrera. El astado repone mucho en los pases, pero humilla, aunque le resulta difícil colocarse. A este ejemplar también se le vio la falta de fuerza. Consigue Yan robarle algunos naturales de mano baja. Y con la diestra le sacó provecho. Remató su trasteo con cuatro manoletinas y mató de tres cuarto de espada en su sitio.

Tuvo que usar el vergudillo en seis ocasiones lo que enfrío al público. Tras dos avisos recibió una ovación con saludos.
El que cerró plaza y temporada, correspondió al hidrocálido Miguel Aguilar que tuvo que andarle para atrás con el percal para llevarle en los medios rematando con una buena media verónica. Entró en quite Alejandro Mora por delantales. Brindó la muerte al respetable e inició su trasteo doblándose con él rodilla en tierra. Llegó a torear con la mano diestra de forma relajada rompiéndose la cintura. Se gustó por ambos pitones en una faena que fue cayendo en su intensidad, aunque el novillo fue el de más clase. Finiquitó su obra con tres manoletinas ceñidas y el mexicano colocó una soberbia estocada arriba de efecto fulminante que le valió para cotar el doble trofeo.

 

Próximamente publicaremos un amplio reportaje fotográfico realizado por nuestro compañero Philippe Gil Mir