Noticias

Publicidad

Servitoro

Sábado, 09 Septiembre 2017 07:57

"No hay quinto malo"... Mariano Fernández Sánchez triunfa a lo grande en Camas

Escrito por  M.F.D.

Al final del festejo Alfonso Alonso Sánchez con dos orejas  y  Mariano Fernández Sánchez con dos orejas y un rabo salieron por la Puerta Grande

La tarde comenzó bien Carlos Fernandez estando a la altura y llenó de aplausos los tendidos. La pena es que no estuvo acertado con la espada no pudo matarlo y escuchó los tres avisos, silencio.
Corría el segundo por el coso camero y Alfonso Alonso dejó detalles muy buenos, detalles de saber hacer las cosas, cortó dos orejas tras media estocada.
El tercero estuvo muy bien llegando también a los tendidos. Miguel Uceda Vargas recibió varios sustos y mató tras varios intentos con el descabello,silencio.
El cuarto fue para Álvaro Vicario, tuvo detalles  buenos pero no llegó al respetable, necesitó de varios intentos con la espada y descabello, silencio.
Y llegó ese quinto que como bien dije "no hay quinto malo".

Salió el novillo dispuesto a comerse el capote de Mariano Fernández Sanchez pero solo lo pudo olerlo porque ni lo tocó, estuvo de alto nivel con él. Sólo le dejarían un par de banderillas que sería suficiente y Fernández Sánchez brindó al público y al cielo; con esa elegancia que derrocha, ese saber andar por el ruedo, vendiéndose al público entregado, y... empezó la serie de muletas al natural y trincherazos por bajjo con una elegancia inusual para su edad, estuvo en su justa medida la gran actuación de esta tarde del novillero rematando con una estocada certera, el público pidió los máximos trofeos y dos orejas y rabo para el esportón.

Cerró la tarde Alejandro Gordillo que no estuvo muy acertado pues el novillo le ganó la pelea, silencio.

 

Plaza de Toros de Camas

Ganadería de Virgen María

  • Carlos Fernández Ruiz, silencio tras tres avisos

  • Alfonso Alonso Sánchez,dos orejas

  • Miguel Uceda Vargas, silencio

  • Álvaro Vicario Gordillo, palmas

  • Mariano Fernández Sánchez, dos orejas y rabo

  • Alejandro Gordillo Gómez, palmas