Noticias

Publicidad

Servitoro

Miércoles, 28 Junio 2017 14:31

Extraordinarias las vacas de El Carmen en la Clase Práctica de la Escuela Taurina de Rioseco en Sieteiglesias

Escrito por  Jesús López Garañeda

Encontrar animales con la raza, bravura y pujanza de las vacas toreadas ayer en una clase práctica por los alumnos de la Escuela Taurina de Rioseco en la plaza de Sieteiglesias de Trabancos (Valladolid) supuso una emoción sincera y una grata tarde de toros, bien es verdad que en esta ocasión por el ramillete de aspirantes a torero que son los alumnos de la Escuela

Enhorabuena al ganadero Jaime García por este producto digno de suerte y mejor seguimiento. Y los espectadores se lo pasaron estupendamente aplaudiendo con fuerza todas las faenas. Y así se cerró la fiesta patronal de Sieteiglesias en una tarde inolvidable para los muchachos.

Llegamos con el tiempo justo a Sieteiglesias después de haber asistido al acto de presentación del libro “Trasbordo en Medina”, novela escrita por Paco Cañamero en la biblioteca pública de Medina del Campo y acceder a la plaza que Mamerto López Díaz dispone en la localidad vallisoletana para celebrar allí las fiestas patronales de toros en honor a San Pelayo.

En esta ocasión se había programado una clase práctica con la totalidad de los alumnos que integran la Escuela taurina de Rioseco y la verdad es que el público se lo pasó extraordinariamente bien, presenciando cómo la tienta de hembras y el discurrir de la tarde colmaba de esperanza los nuevos valores que quieren incorporarse a este mundo de la fiesta de toros. Ovaciones sinceras, fuertes, especialmente cariñosas salidas de unos tendidos que presentaban un casi lleno con todos los vecinos, chicos y grandes, sentados en el graderío y disfrutando de las evoluciones de las bravas vacas de El Carmen. Fueron picadas por Rafa Agudo, el picador que sirvió a las órdenes del malogrado Iván Fandiño, vaquero en el Raso de Portillo. Los encargados de parar las reses fueron Jesús Herrero, Jesús Ojeda y el siempre buen tercero “Villanubla”, aunque no me gustó que diera sus capotazos con pantalón corto, demasiado veraniego para la ocasión.

No obstante todo el festejo resultó brillante, muy enriquecedor y de forma didáctica dándose al público una lección de Tauromaquia como es la tienta de vacas destinadas o no para madres. Estuvo dirigido por Raúl Alonso, actual director de la Escuela taurina. En el callejón también se encontraba el profesor de la escuela Herminio Jiménez “El Chaca”.

Y aquí destacar la importancia y la bravura de las eralas de Jaime García que con el hierro de El Carmen echó un ganado inmejorable, espectacular, noble y encastado.

Y la Escuela taurina de Rioseco pule con su actividad a estos jóvenes alumnos, mostrando además al público muchas de las cosas que son capaces de hacer con el capote y una muleta.