Noticias

Publicidad

Servitoro

Domingo, 09 Octubre 2016 14:31

Alejandro Adame Ganador del VI Certamen Taurino "Piña de Oro" de El Hoyo de Pinares

Escrito por 

El tercero de una de una estirpe que lleva la torería en sus genes, fue la estrella del Certamen de Novilladas sin Caballos de El Hoyo de Pinares (Ávila), por las virtudes que acreditó en la lidia de sus dos novillos: valor tranquilo y lúcido, conexión con el público, saber estar delante del toro, torear con naturalidad y variedad tanto con el capote como con la muleta, expresar con alegría sus personales dotes artísticas y rematar sus faenas con acierto 

RESEÑA DE LA FERIA DE SAN MIGUEL - VI CERTAMEN TAURINO “PIÑA DE ORO “ DE EL HOYO DE PINARES 2016

Acompañada de un tiempo excelente ,y de una buena entrada en los tendidos, se celebró la feria de San Miguel  compuesta por dos Novilladas sin Caballos, integrantes del Certamen “Piña de Oro“, y de un Festival Picado con cuatro matadores de toros y un novillero del  escalafón inicial.

PRIMERA NOVILLADA SIN CABALLOS

El 29 de septiembre se celebró, como festejo inaugural, la novillada de cuatro erales de la ganadería “ Los Maños” que estuvo a la altura del compromiso del día grande de las fiestas patronales.

Los novillos, bien presentados, llevaron la emoción de su casta a las gradas, dando pie a faenas con vibración en las que los dos novilleros actuantes demostraron una disposición y un buen hacer que les  permitieron superar las dificultades iniciales de las reses. Nadie se aburrió ni hubo ocasión para el bostezo.

Antonio Medina, novillero de la acreditada escuela Badajoz, se enfrentó  a un bonito primer novillo, de embestida algo descompuesta y algo distraído a la salida de las suertes. A base de aplomo, pisando firme sin ceder terreno y cargando bien la suerte, pudo ir doblegando la resistencia de su oponente. Le puso fin tras un pinchazo y una estocada por derecho en la que el burel le rasgó la taleguilla. Recibió  saludos en el tercio.

Su segundo novillo, encastado y  listo, demandaba hacerle las cosas muy bien. Antes de tenerlo controlado, intentó dos lances prematuros en los que resultó enganchado. Después, sobre la base de una buena colocación y una templada muleta, pudo hacerse con él sin bajarle del todo la mano. Remató la faena, tras ceñidas manoletinas, con una estocada bien ejecutada, algo contraria,  logrando cortar una merecida oreja.

Al segundo novillero, el mejicano Héctor Gutiérrez, le tocó en suerte un novillo alto de cruz y bien armado, avispado, y que sabía lo que se dejaba atrás. Le recibió bien con el  capote, manejado con soltura y donaire. Con la muleta trazó bellos naturales , amplios y relajados . Después fue enganchado , y revolcado aparatosamente en el ruedo, lo que  no le impidió proseguir una meritoria faena que remató con estocada eficaz, obteniendo una merecida oreja.

Al último novillo de la tarde, noble y apto para un toreo más reposado, le practicó una faena más corta y liviana, quizás  afligido por la cogida sufrida en el anterior. Le consiguió dar muerte tras varios intentos.

En conjunto, la tarde resultó muy interesante pues los componentes del cartel superaron con mérito una prueba nada fácil en la que ningún novillo regaló una sola embestida, y en la que  los diestros  apuntaron  valores que esperamos den buenos  frutos en su prometedora carrera taurina.

NOVILLADA SIN CABALLOS DEL PRIMERO DE OCTUBRE.

La novillada del primero  de octubre, compuesta por tres erales del Cortijillo y uno de los Hermanos Lozano, tuvo otro aire. La menor codicia y mayor ductilidad de los erales  permitió una lidia con mayores facilidades para los toreros.

AARÓN, debutante con luces esta temporada e incorporado a última hora a los carteles, no pudo lucirse ante su primer novillo, protestado de salida, cornigacho, que venía pronto  pero que, aunque embestía sin celo, se dejaba torear. El novillero no encontró la clave para infundir viveza a una faena que a la postre resultó apagada.

Al tercero de la tarde , grande y corniabierto, pero que también se dejaba torear sin problemas, Aarón le planteó una faena de poco brillo y con dificultades a la hora de concluirla con la espada.

ALEJANDRO ADAME, el tercero de una de una estirpe que lleva la torería en sus genes, fue la estrella de la tarde y el merecido ganador de la VI Piña de Oro por los virtudes que acreditó en la lidia de sus dos novillos : valor tranquilo y lúcido ,conexión con el público, saber estar delante del toro, torear con naturalidad y variedad tanto con el capote como con la muleta, expresar con alegría sus personales dotes artísticas y rematar sus faenas con acierto.

Su primero, un eral cuajado, cerrado de pitones y sin exceso de celo, demandaba una faena  en la que el estímulo partiera del torero para que aquello no acabase aburriendo al respetable. Adame supo cumplir su misión imprimiendo el ritmo adecuado y acertando en practicar la variedad de pases con los que, sin obligarle mucho, obtuvo el resultado deseado, cortando un apéndice.

Al cuarto, el mejor de la tarde, le toreó con gran facilidad, manejando lo trapos con soltura y enjundia. Sobrado de facultades , llevándole por donde el torero quería, sin ceñirse del todo, pero  muy por encima del animal , acabó redondeando la faena con una gran estocada que mereció un doble  premio de orejas.

FESTIVAL DEL 2 DE OCTUBRE

Se lidiaron cuatro utreros y un eral de la ganadería de la Quinta.

El primero, un novillo escurrido , manso de solemnidad, orientado y con mucho peligro,  correspondió a Paco Ureña. A la vista de un lucimiento imposible optó , ante las protestas del público, por despacharlo  sin  intentar tan siquiera doblegarlo con muletazos de castigo  sobre las piernas.

El segundo correspondió a Daniel Luque , que sustituía a Curro Diaz, que había resultado herido el día anterior en Las Ventas.  Le toreó de recibo con alegres delantales y bellas verónicas llevando al toro con donosura y limpieza. En el tercio de varas,  se protestó el castigo por la menguada envergadura del animal, que sin embargo  acabó derribando al caballo. Con la muleta,  Luque toreó muy templado imprimiendo variedad y ritmo a una faena conducida por la derecha , tras enseñar al público las pocas posibilidades de hacerlo por el otro pitón. Mató muy bien, cortando  dos apéndices.

El tercero, que resultó el mejor de la tarde y al  que al final se premió con una vuelta al ruedo,  tocó en suerte a Juan Leal. Le toreó bien con el capote, especialmente en un quite por gaoneras de buen gusto y finura. Con la muleta, tras unos pases de recibo  con los que trató de  domeñar la embestida  con mando suave , perdiendo algunos pasos, desplegó una faena en la que consiguió imprimir plasticidad y belleza a sus movimientos, armonizando su  ritmo y cadencia  con los del toro ,logrando un efecto de gran elegancia, especialmente en la fase final que concluyó con una gran estocada y que mereció justamente dos orejas orejas.

Correspondió a Juan Ortega  el cuarto, un novillo cárdeno oscuro que denotó escasez de fuerzas desde el comienzo y que poco pudo hacer el diestro para transformarle en rival digno de una lidia de interés. Tampoco consideró oportuno insistir en atacarle  o en cruzarse más por lo incierto del resultado. Mató de una estocada desprendida que no fue óbice para la obtención de una oreja.

En quinto lugar , tras ser devuelto un eral fuera de tipo y de invalidez manifiesta, salió un quinto bis  que correspondía en turno a  “El Lauri”, promesa andaluza de Alhaurín El Grande. El nulo juego de la res dejó para otra ocasión la oportunidad de lucirse a este joven novillero.

Finalmente, dejar constancia de las buenas impresiones  que nos han trasladado los taurinos, y aficionados que nos han visitado, sobre la seriedad de la plaza, en cuanto a la organización de todos los elementos integrantes de los festejos y especialmente respecto al público que sigue con  atención, respeto y espíritu  crítico toda la lidia. En una palabra que viene a disfrutar y valorar una fiesta que siente y entiende  y no a asistir a un mero pasatiempo  regado con vino,  ocasión de gamberradas como sucede con más frecuencia de la deseada en otros lugares.